HAZ ALGO QUE ESTÉS DISPUESTO A MORIR POR ELLO.

IBSN: Internet Blog Serial Number 666-73-252-01


miércoles, 29 de octubre de 2014

Los poemas 'Río de Córdoba' y 'Edad', por su autor Pablo García Baena

Martín Adán

3d8b9829-ca82-482a-8a39-2fc25c8d738b
Muchos escritores jóvenes llegaron a los bares donde andaba para conocer sobre su mito: de humor cambiante, se dice que era capaz de beber por días seguidos y hablar sobre poesía con total cordura.
Vivió la mayor parte de su vida en manicomios, hostales de mala muerte y bares, bebiendo hasta la inconsciencia y escribiendo poemas profundamente humanos en servilletas, etiquetas de cerveza y cajetillas de cigarro.
Considerado como una de las mejores voces poéticas del Perú,  Martín Adán escribió en el colegio, apenas a los 17 años, “La casa de cartón”: una hermosa y febril poesía juvenil en prosa que tuvo un elogioso prólogo de Luis Alberto Sánchez y un emotivo colofón de José Carlos Mariátegui.  Sin embargo, y al igual que César Vallejo en París- ¡curiosa coincidencia poética!-, murió en el olvido sobre una cama del asilo Canevaro.
El 27 de octubre  Martín Adán o Ramón Rafael de la Fuente Benavides, como se llamó en realidad, cumpliría 106 años.  Se conoce sobre su bohemia, pero poco se sabe de su compleja poesía, de su tristeza, de su vocación de ser humano y no de poeta. ¿Por qué se guareció en la soledad? Aquí, una crónica sobre sus últimos años de vida.
La buena agonía
En 1984 Martín Adán estaba con sus lentes de montura gruesa en las manos, un pijama gastado y un humor criollo que expandía risotadas en ese amplio cuarto del Hospital Mogrovejo en Lima con varias camas separadas por inmensas cortinas blancas. Roberto Ochoa, que trabajaba como reportero de Política en Caretas, visitaba a su nana en la cama del costado como pretexto para entrevistarlo. “Martín Adán era un gran conversador pero detestaba las entrevistas”, recuerda muchos años después. Junto a él, Víctor Chacón, fotógrafo de la misma revista, aguardaba con su cámara escondida en un maletín para fiambres. Ambos llegaron disfrazados de médicos, con guayaberas y zapatos blancos comprados en el Centro. Roberto vio por un resquicio de la cortina al poeta y se le acercó mientras Víctor, apostado en la esquina, disparaba con su cámara. Era una emboscada periodística.
  • ¿Cómo está don Martín?, soy el doctor Roberto Ochoa.
  • Ah, cómo está doctor, dijo en tono enojado, aquí la atención es una mierda, los médicos no saben nada.
  • Yo sé un poema suyo. Poesía se está de fuera: / poesía es una quimera / que oye ya a la vez y al dios / poesía no dice nada: / poesía se está callada / escuchando a su propia voz.
  • Ah, carajo, es el único médico que sabe algo de poesía, respondió con su voz aguardientosa.
  • Tengo el primer ejemplar de “La casa de cartón”, ¿usted cree que me lo pueda firmar?
  • ¡Cómo no!: “Para el doctor Roberto Ochoa”.
roberto ochoa 2
Roberto Ochoa trabaja actualmente en el área cultural de La República – Foto: Edward Abarca.
“Decía pestes del hospital y de todo el personal, pero lo que más me sorprendió fue que hablara mal de  su gran amigo Mejía Baca”, compañero fiel en sus últimas décadas y enorme recopilador de todas sus obras dispersas en servilletas, cajetillas de cigarros y reversos de las etiquetas de cervezas: “Ah, ese desgraciado me ha robado todo”, decía exaltado. “Estaba en la onda de criticarlo todo. Luego me enteraría que eso era parte de su locura”.
El mal genio no era novedad en el poeta. En  una cortísima entrevista que le hace Carlos Debernardi en 1984, también habla mal de amigos muy suyos como José Carlos Mariátegui, a quien define como “¡dos huevos sobre una silla de ruedas!”.  Pero la doble personalidad en Martín Adán fue característica recurrente, a veces podía ser un tronco vestido de negro que bebía en los bares sumido en el más intimidante silencio, y otras, como evoca Roberto Ochoa, “el poeta maldito con mucho sentido del humor que se mataba de la risa con las cosas que le contaban”.
Alertada por las carcajadas, se apareció la enfermera: ¿Y usted? ¿No visitaba a la señora del costado?, le dijo a Roberto Ochoa mirándolo fijamente. Déjalo al doctor, estamos conversando, reprochó Martín Adán un poco exaltado. ¿Usted es doctor?, preguntó la enfermera. Sí, pero no trabajo aquí, respondió. Puede venir conmigo un rato por favor… Lo volvió a mirar fijamente: váyase de aquí si no quiere que arme un escándalo. Y también que se vaya el que está tomando fotos.
martín adán- Victor Ch Vargas
La entrevista hecha por Roberto Ochoa no salió publicada en Caretas por decisiones editoriales. El 4 de febrero de 1985, seis días después de la muerte de Martin Adán, salió una nota con las fotos que le tomó Victor Chacón.
En abril del 1984 abandonó el Mogrovejo para ir al Hospital Loayza en el centro de Lima, aquejado por problemas renales. “Recuerdo que por esos días salió una foto de él huyendo del hospital, visiblemente molesto, cubriéndose y evitando a los periodistas”, dice Roberto Ochoa. Hablaba poco con los reporteros, salvo por mediación de su amigo Mejía Baca. A través de él, Mario Campos, periodista cultural de La República, logró hacerle otra de las pocas y más íntima entrevista en el Hospital Loayza.
“¿Qué es la soledad para usted, Martín?/ Es mi medio habitual, mi medio habitual/ ¿Logró vencerla?/Vivo en ella desde hace muchos años/ ¿Y no se cansó de ella?/ No, no, no, ya a los 75 años no estoy para pensar en cambios profundos”.
El poeta de cartón
Después del Loayza entró al asilo Canevaro en el distrito del Rímac el 30 de abril del 1984. Ahí pasó sus últimos años de vida junto a un grupo de ancianos que no conoció por preferir el silencio. Muy pocos llegaron a él por decisión suya. Delia Sánchez, entonces practicante de periodismo y estudiante de literatura en Trujillo, tuvo que ocultarle sus intenciones periodísticas para acercársele y recoger su último testimonio que, como se lo prometió, lo publicaría apenas le cayera la muerte:
“Nadie comprende lo que es llevar a cuestas un excéntrico poeta bohemio que pretende exclusivamente paz y soledad y que a la vez tiene dentro de sí a un hombre deseoso de que los demás se percaten de que Rafael de la Fuente es un ser humano tan igual que otro y que gusta de la compañía”.
Don Rafael, mire a quién le he traído, le dijo su enfermera. Le miró sorprendido, no sabía quién era. Quiere conocerlo a usted, es una estudiante de literatura en Trujillo, al norte del Perú, muy admiradora de su obra. Ah ¡Trujillo!, dijo como si le llegaran los recuerdos desde esa tierra, qué gusto, pase. Delia recuerda que esa primera vez conversaron poco y le pidió permiso para volver a visitarlo. Charló con él seis o siete veces y cada vez de manera más prolongada. “Creo que no le desagradaba mi visita, sino hubiese pedido que no me dejaran entrar”.
2
Dedicatoria de Martín Adan: “A la señorita Delia Sánchez, muy afectuosamente” – Foto: Edward Abarca.
  • Don Rafael ¿y por qué usted no está afuera con los demás, celebrando?, preguntó Delia.
Era el día del adulto mayor.
  • Mi cuerpo ni mi ánimo responden. No puedo salir. No me gusta la bulla, sentenció.
Poco a poco, casi sin notarlo, comenzaron a tener conversaciones más íntimas. El humano, y no el poeta, se estaba desnudando, mostrándose afectuoso, gentil. “Yo conocí a un hombre capaz de sonreír con facilidad. Capaz de interactuar y compartir momentos, como cuando le llevamos una torta para cantarle su cumpleaños. Lo disfrutó como un niño, en alegría plena, fue todo lo contrario a la imagen que se tenía de él en la prensa, que era un tipo tosco, hasta podía decirse desagradable. Comprobé que antes que poeta era un ser humano”.
 El asilo se convirtió en su morada de añoranzas. Rafael tenía muy presente a su madre y a su tía, las recordaba con  mucho cariño y tristeza. Pero su voz sonaba más triste cuando añoraba  a César, su hermano menor. “Parece que habían tenido una muy buena comunicación. Él me transmitió mucho dolor en esos momentos”: “Tenía una mente prodigiosa. Sólo me acompañó nueve años y lo necesité toda una vida”.
Deliz Sanchez La republica M adan 2
La entrevista realizada por Delia Sánchez se publicó en La República después de la muerte de Martín Adán en dos entregas: la primera, el 3 de febrero de 1985; la segunda, el 10 de febrero del mismo año.
  • A Martín Adán pueden escudriñarlo cuanto quieran a través de sus obras ¡A Rafael de la Fuente no!… le hacen daño.
  • ¿Quiénes le hacen daño?, preguntó Delia Sánchez.
  • Mis experiencias con los periodistas no han sido muy agradables. Sus fantasías han sido más grandes que las mías y lastiman a seres que sufren y piensan.
Martín Adán o Rafael de la Fuente Benavides sufrió hasta el 29 de enero de 1985. Casi muriendo el día, exhaló en un cuarto frío del Hospital Loayza su aliento final, que era como su último verso de anacoreta, siempre en la soledad y acaso en una locura que inventó para alejarse de todo.
¿Quieres saber más del poeta?
Mira el mapa interactivo sobre sus travesías aquí
Mira la foto interactiva con sus obras y algunas anécdotas aquí

martes, 21 de octubre de 2014

poesìa del 21 de octubre.


TÌTULO:   HISTORIA
SUBTITULO: POESÌA PUZLE.

Derramas esa esencia de tus manos   15
y esos pétalos  cálidos que fueron diseñados    14
con tantos   párpados marinos… y  amenaza un fragmento de tu mirada y tu AMABLE  ira. 13
Yo no entiendo  por qué te pusieron nombre de algo bello… tus cabellos azabaches 12
 no se parecen a ninguna flor,  11
 ni a ningún viento…  pero  tu mirada, es, similar a una campo estéril,  y tu voz,  de sombra salvaje 10
En ti hallé las alas de los ángeles  y me enseñaste  9
 a quedarme con su mirada, así me demostraste   8
Tu amor. Dímelo,  por qué hubo tanto pasado en nuestra historia…  7
Y mi triste  intelecto OBRÒ con el   6
 Futuro…   Al final del todo:   te rebelaste como algo bello para arrancarme con esas  5
 Mismas manos empapadas de tu esencia con tan pocas…  4
palabras para decirme tantas COSAS. Pero gracias  a mi mismo  3
 Diseño  el  hierro con fuertes ráfagas del mismo…  2
Viento,  cómo llegaste y apareció tu mirada.  Hoy donde se pierden mis recuerdos…1


  

jueves, 16 de octubre de 2014

POESÍA PUZLE "para armar o desarmar".

15 DE OCTUBRE. LEÍ ALGUNOS POEMAS INÈDITOS EN EL GREMIO DE ESCRITORES DEL PERÚ.



Con la grata compañía de mis amigos poetas, Crisitian Ramirez, Saby Camacho, Macckey Soto y  Abel Cardejal.


 





REGIsTRO DE PROPIEDAD 
Creative PeopleSafeCreative
Identificador:
1410132333041 Poesía puzle.
Fecha de registro:
13-oct-2014 19:00 UTC
Licencia:
Autor:



POESIA PUZLE "para armar o desarmar.
Esto es algo parecido a un  método, pero,  lo que si tengo claro es que a partir de este momento mi trabajo literario tendrá esta nueva dirección. Quizás reflejo de lo que en mi vida algo está cambiando y esto es solamente un eco.
Las fases del proceso se realizaron inicialmente sobre el papel, no usé el  programa Word de la PC. Comencé así:
Puse un papel en blanco sobre el poema, y comencé a seleccionar algunas palabras. Recorté el papel en blanco y quedó la figura como si fueran ventanas.  Esta selección no es  al azar, más bien, el poema mismo, me empezó a mostrar  otro discurso. Y con la forma de ventana que permite al lector leer otro poema pero dentro del mismo poema. Este mecanismo me ayudó a corregir por última vez el poema y encontrar una dirección mas profunda.  
Además mi método permite que el poema pueda ser leído desde el final al principio y del principio al final. Hasta aquí ya hay dos formas de leer el poema y la tercera forma es usando la página en blanco con las perforaciones donde solo se pueden ver algunas palabras y estas formen otro poema  (las ventanas) .  La cuarta forma de leer el poema es con el uso de los corchetes o las flechas donde dentro del mismo poema se señala otro orden de lectura. De esta manera el lector encontrará otro poema dentro del mismo poema.







Este sistema permite al lector tener una mirada global del escrito dado a que en el poema encontrará diversos discursos, hecho curioso, en donde encontrará en un principio un poema de desamor como también  un poema de amor o también un poema a la soledad. Esta clase de poesía usa título y el subtitulo siempre es el mismo: POESIA PUZLE para armar o desarmar.
Es, de esta manera el desarme o reorganización del verbo con profundas conexiones en el contexto poético en donde una de la otra, pueden contrastar o reafirmar un sentimiento. Entonces, ya queda en el juicio y sensibilidad del lector que llegue a  la médula del poema, mejor dicho, que encuentre las cuatro médulas que muestro en cada poema.


PRIMER POEMA
Título: para armar y desarmar…
Subtitulo: Poesía Puzle

la noche MURIÒ CON UNA SONRISA EN TUS oJOS
Y MIS LABIOS PENTRARON     LA RAIZ DE TODAS MIS
TENTACIONES  A  PESAR de todo
Y la distancia ENTRE UN JARDIN
TUS OJOS FORMÒ INFIERNOS QUE NUNCA PODRÈ
OLVIDAR
Y ese clima       de números cuadrado
Figura algo MUY                      
PARECIDO AL SONIDO DE TU

NOMBRe
Algo EN el medio de nosotros está presente
Y es inexpresivo sin Embargo, es el        nexo
De          la sombra y esa oscuridad CUMPLE LA MISMIDAD
DE UN DOLOR y la distancia entre un JARDIN
Y en lo inexorable de los días lo arrastramos POR
El sueño de recorrer caminos
Esto expresa constantemente LA ACUARELA INTERIROR
De nuestro pensamiento,  a  pesar de la sombra
Y QUE ESTAMOS JUNTOS NO necesariamente representa
El secreto y el CIELO de esta historia
a  pesar de la sombra    y que estamos JUNTOS
no representa que estamos UNIDOS pese a la sombra
al final nos cubre con un pensamiento
Yo no sè POR QUE ESCUCHO palabras para romper la
Distancia con algo soñado o con lo real de un recuerdo
Lo arrastramos por el sueño
yo no se por qué encuentro en cada cosa AlGO ABSTRACTO
Que busca cobrar   forma de algo vivo como un Yugo en mi
Mente, Me corona con ALGO LUMINOSO PARA PROFETIZAR
Y seguir el rumbo de las formas
Sobre el tiempo que arrastramos
PERO LA FORMA NOS VIGILA…  el viaje a uno mismo
me hizo encontrar la equis en cada cosa en el
preciso momento cuando cierro los ojos al viaje
a uno mismo PARA
borrar por fin LAS RUMAS DE CRUCES QUE CRUSIFICAN Y
ENSALSAN LO HUMANO
como un yugo en mi mente y en el firmamento
DE MIS PALABRAS como sutiles zurcidos sobre un sudario
el  laberinto de silencio mira y nos vigila…
plagio versátil como las miradas hipócritas que
fácilmente nos miran, como nos amamos…



Segunda visión
(EL MISMO POEMA PERO la lectura cambia del final al principio)
fácilmente nos miran, como nos amamos…

plagio versátil como las miradas hipócritas que
el  laberinto de silencio mira y nos vigila…

DE MIS PALABRAS como sutiles zurcidos sobre un sudario

como un yugo en mi mente y en el firmamento
ENSALSAN LO HUMANO

borrar por fin LAS RUMAS DE CRUCES QUE CRUSIFICAN Y
a uno mismo PARA
preciso momento cuando cierro los ojos al viaje
me hizo encontrar la equis en cada cosa en el

PERO LA FORMA NOS VIGILA… el viaje a uno mismo

Sobre el tiempo que arrastramos
Y seguir el rumbo de las formas
Mente, Me corona con ALGO LUMINOSO PARA PROFETIZAR
Que busca cobrar forma de algo vivo como un yugo en mí
Yo no sé por qué encuentro en cada cosa LAGO ABSTRACTO
Lo arrastramos por el sueño

Distancia con algo soñado o con lo real de un recuerdo

Yo no sé POR QUE ESCUCHO palabras para romper la
al final nos cubre con un pensamiento
no representa que estamos UNIDOS pese a la sombra


a  pesar de la sombra y que estamos JUNTOS…
El secreto y el CIELO de esta historia

Y QUE ESTAMOS JUNTOS NO necesariamente representa
De nuestro pensamiento,  a  pesar de la sombra

Esto expresa constantemente LA ACUARELA INTERIROR
El sueño de recorrer caminos

Y en lo inexorable de los días lo arrastramos POR
DE UN DOLOR y la distancia entre un JARDIN

De la sombra y esa oscuridad CUMPLE LA MISMIDAD
Y es inexpresivo sin Embargo, es el nexo

Algo EN el medio de nosotros está presente
NOMBRe

Figura algo MUY PARECIDO AL SONIDO DE TU

Y ese clima de números cuadrado
OLVIDAR

TUS OJOS FORMÒ INFIERNOS QUE NUNCA PODRÈ
Y la distancia ENTRE UN JARDIN
TENTACIONES  A  PESAR de todo
Y MIS LABIOS PENTRARON LA RAIZ DE TODAS MIS
como nos amamos…

como un yugo en mi mente y en el firmamento
me hizo encontrar
el viaje a uno mismo
Y seguir el rumbo
forma de algo vivo
que estamos JUNTOS…
sueño de recorrer caminos
DE UN DOLOR y la distancia entre un JARDIN

De la sombra y esa oscuridad CUMPLE LA MISMIDAD
el nexo
NOMBRe

PARECIDO AL SONIDO DE TU
Y ese clima

TENTACIONES  A  PESAR de todo
LA RAIZ DE TODAS MIS

la noche MURIÒ CON UNA SONRISA EN TUS oJOS




(Tercera  forma para leer al poema)
USANDO LAS VENTANAS en donde se seleccionó algunas palabras del poema para formar otro poema


la noche MURIÒ CON UNA SONRISA EN TUS oJOS
PENTRARON     LA RAIZ DE TODAS MIS
TENTACIONES  A  PESAR de todo
Y ese clima   
PARECIDO AL SONIDO DE TU

NOMBRe
nexo   De          la sombra y esa oscuridad CUMPLE LA MISMIDAD
DE UN DOLOR y la distancia entre un JARDIN
y que estamos JUNTOS
con algo soñado o con lo real de un recuerdo
forma de algo vivo
Y seguir el rumbo
como un yugo en mi mente y en el firmamento
fácilmente nos miran, como nos amamos…




CUARTA LECTURA DEL MISMO POEMA


UNA SONRISA EN TUS oJOS
PENTRARON
distancia
QUE NUNCA
nosotros
ACUARELA
de la sombra
representa
esta historia
un pensamiento
Yugo
de las formas
y en el firmamento
que
nos amamos…





SEGUNDO POEMA
Título: "con uno mismo"
Subtitulo : Poesía puzle.


arranca el témpano, y eso da un recorridoSu eco
construye el sendero…, que  teje,
un frío, viviente, rumbo a un nuevo HORIZONTE
amar la primera palabra como la palabra mamá es
un golpe sutil que teje en el alma una sombra, que,
Jamás nos deja y el flagelo amador de la tendencia
de esperar sin esperar para terminar en la nada…
Amar sin razón LLENA AL ALMA DE HAMBRE COMO LA SOMBRA
De algo soñado pero que corroe, el dolor de ESPERAR
ser amado, por eso es idóneo liberarse como el paso
que deja en la arena de los sueños, De los destinos que
sueñan los poetas en la cúspide, de una montaña
con la sencilla razón de que algún día uno
vuelva amar SIN ESPERAR SER AMADO, a ello no
hay arcanos
ni Luces que den señales, nada más, que, el eterno vibrar que deja el vientoENTRE las palabras de mi canto
, y, mi más ferviente deseo DE PERDER POR FIN LA RAZON
DE AMAR
Arranca el témpano un peso
,y ello, construye y destruye
TANTAS VECES sobre uno… el modo de mirar el jabón
que   nos cubre el rostro con esa sonrisa amarga que nos forzamos…
para imitar, y perdurar tantos sentimientos
Que muy pocos son los elegidos A esperar,
  
SEGUNDA VERSION DEL MISMO POEMA
su eco
construye
viviente, rumbo a un nuevo HORIZONTE
amar
un golpe sutil
de la tendencia
de esperar
Amar sin razón
por eso
deja en la arena de los sueños
los poetas en la cúspide
razón de que algún
Luces
den señales,
ENTRE las palabras de mi canto
DE PERDER POR FIN LA RAZON
,y ello, construye y destruye
el rostro con esa sonrisa
A esperar,
tantos sentimientos

"TERCERA  VERSIÓN DEL MISMO POEMA"


Que muy pocos son los elegidos A esperar
para imitar, y perdurar tantos sentimientos
forzamos…
que   nos cubre el rostro con esa sonrisa amarga que nos
TANTAS VECES sobre uno… el modo de mirar el jabón
,y ello, construye y destruye
Arranca el témpano un peso
DE AMAR
, y, mi más ferviente deseo DE PERDER POR FIN LA RAZON
deja el viento… ENTRE las palabras de mi canto
ni Luces que den señales, nada más, que, el eterno vibrar que
hay arcanos
vuelva amar SIN ESPERAR SER AMADO, a ello no
con la sencilla razón de que algún día uno
sueñan los poetas en la cúspide, de una montaña
que deja en la arena de los sueños, De los destinos que
ser amado, por eso es idóneo liberarse como el paso
De algo soñado pero que corroe, el dolor de ESPERAR
Amar sin razón LLENA AL ALMA DE HAMBRE COMO LA SOMBRA
de esperar sin esperar para terminar en la nada…
Jamás nos deja y el flagelo amador de la tendencia
un golpe sutil que teje en el alma una sombra, que,


amar la primera palabra como la palabra mamá es
un frío, viviente, rumbo a un nuevo HORIZONTE
construye el sendero…, que teje,

arranca el témpano, y eso da un recorrido… Su eco



LA CUARTA VERSIÓN DEL  MISMO POEMA ES CON USO DE CORCHETES PERO COMO NO ENCONTRÉ ESA HERRAMIENTA EN ESTE FORMATO SIMPLEMENTE LAS PALABRAS FUERON SUBRAYADAS  y se leería así:

el témpano
da un recorrido
que  teje,
viviente,
la primera palabra
en el alma
para terminar
algo soñado
por eso
deja en la arena de los sueños
los poetas en la cúspide
razón de que algún
a ello
nada más, que, el eterno
viento…
, y,
deseo
DE AMAR
,y ello,
nos cubre
con esa sonrisa
para
tantos sentimientos